Vzor

Esse é o texto de Juan José Santos para a exposição A Conversão de São Paulo no Ateliê Fidalga em 2016.

EL TRABAJO DE GUILHERME MARANHAO

En el año 1999 tomó la primera fotografía de lo que se veía desde la ventana de su casa. Un cielo recortado por los tejados de edificios del barrio. La “geopolítica doméstica” favoreció el hecho de que Guilherme Maranhao tenga cientos de fotografías del cielo desde el mismo encuadre. A un lado de esa ventana que le sirve de marco hay un sofá, y al otro, una poltrona.

Me recordó el trabajo del fotógrafo checo Josef Sudek. Durante años, fotografió lo que ocurría al otro lado de una de las ventanas de su casa, y generaba escenas en el alférez. Nada extraordinario. Fuera de la ventana, una nevada ocasional, la caída de las hojas en otoño. En el interior, bodegones simples, con frutas, o un vaso con agua. La simpleza de lo cotidiano, y, a la vez, la rotundidad de su existencia.

En el caso de Maranhao, ese acto repetitivo también evoca la grandiosidad de lo diario. Hemos seleccionado para esta exposición seis fotografías. Las seis, presentan un paisaje urbano en Sao Paulo decorado –o amenazado- con unas formaciones nubosas indicativas de tormenta. En una de ellas, es visible un rayo, que atraviesa el cielo e irrumpe tras los edificios de la ciudad. Uno no puede afirmar si la tormenta viene, o se va.

Ha titulado a su serie fotográfica, también inédita hasta ahora, “Vzor”. Vzor era la ventana que, por medio del reflejo del sol a través de un sistema de espejos, permitió al austronauta Yuri Gagarin ver el planeta Tierra desde el Vostok 1. Mirando a través del Vzor, Gagarin dijo su famosa frase “La Tierra es azul”. Aunque no quedó registrada como la anterior, también afirmó, “Aquí no veo a ningún dios”.

Tenemos al astronauta Guilherme Maranhao mirando a través del Vzor de su casa, en permanente estado de alerta, la tormenta ir y venir. Quizás a la espera de que el rayo que ilumina la escena caiga allí, en su casa, en su salón, sobre su cabeza. Y se convierta. O no.

Juan José Santos